Salirse de la línea

Del 17 de marzo al 20 de mayo de 2018

M|A|C Mataró Art Contemporani. Sales d'exposicions de Can Palauet

 

Irene Bou, Azahara Cerezo, Anna Dot, Enric Farrés Duran, Mireia Ferron, Francesc Ruiz Abad, Irene Solà y Damià Vives

Comisaria: Rita Andreu

 

«(...) lo que para él es fracaso a nosotros nos parece un camino,

por lo menos una señal en el camino»

El perseguidor, Julio Cortázar

 

Salirse de línea es una propuesta expositiva que reúne ocho proyectos articulados a partir de la idea de errar. Etimológicamente, el verbo errar proviene de la palabra latina errare, y en su significado primigenio remite a la idea de vagar, de deambular al azar, sin un rumbo fijo. De esta primera acepción, se deriva la idea de de estar equivocado, en el sentido de desviarse o perder la buena orientación intelectual o moral y, finalmente, de esta última surge la idea de errar como sinónimo de equivocarse, de no acertar o de apartarse de la verdad.

 

Permitirse perder un cierto control sobre la propia práctica, aceptar el desarrollo no lineal en el seno del proceso creativo de una obra, son elementos que comparten  algunos de estos proyectos. Vagar, ir al azar sin rumbo fijo, son acciones que definen el proceso de creación de estas propuestas, permeables al hecho de que lo imprevisto, lo que se escapa a nuestro control, intervenga en ellas, las condicione o las conforme. En este sentido, la deriva, el desplazamiento incontrolado, ya sea a través de un espacio físico o sobre la superficie de un soporte material, emerge como práctica central.

 

Por otra parte, el error o equívoco - propio o externo - aparecen como epicentros de otra serie de proyectos. En estos, la extrañeza y el desconcierto que provoca el error motivan la activación de otros discursos y relatos. De esta manera, el equívoco se convierte en una especie de fisura, una grieta que rompe con las expectativas y los consensos, a la vez que abre un abanico de posibilidades. No estigmatizar el fracaso, no descartar el error si no más bien al contrario, trabajar a partir de la perplejidad que genera, para incorporarlo, apropiárselo, pensarlo y así aproximarse a lo real des de otra perspectiva.    

 

Rita Andreu, comisaria

 
 

Carles Congost. A sense of Wonder


Del 26 de abril al 22 de julio de 2018
Fabra i Coats. Fàbrica de Creació de Barcelona

 

A sense of wonder (un sentido de la maravilla o la capacidad de maravillarse) es una propuesta expositiva que reúne los trabajos más recientes del artista Carles Congost. Se trata de una coproducción entre el Bòlit, Centro de Arte Contemporáneo. Girona y el Centro de Arte La Panera, Lleida, donde se podrá ver del 18 de mayo al 15 de octubre de 2017.

 

Se presentan cuatro trabajos en vídeo que se pueden interpretar individualmente pero que mantienen muchas conexiones temáticas habituales en la su práctica artística (la música, el mundo del arte, la cultura pop...) o en el modo de formalizarlo (la cuidada puesta en escena y el sentido del humor). En relación con su trayectoria, se constata una sensible evolución en la articulación de los elementos que utiliza y una mayor atención al propio lenguaje cinematográfico. Pervive, por encima de todo, la capacidad de utilizar aspectos cercanos, cotidianos y a menudo asociados a subgéneros, para hacerlos servir de punto de partida y abordar -sin grandilocuencia ni subrayados- aspectos más centrales y genéricos de la condición humana. El autor utiliza una serie de referentes que nos pertenecen para trascenderlos y ver hasta qué punto nos representan o nos explican mejor de lo que imaginábamos. Nos propone, en definitiva, una capacidad de maravillarnos.

 

La exposición se complementa con un catálogo que se ocupa de toda la producción de Carles Congost entre los años 2010 y 2016, coeditado por el Bòlit, Centro de Arte Contemporáneo. Girona, el Centro de Arte La Panera, Lleida, el M|A|C Mataró Arte Contemporáneo y el Departamento de Cultura de la Generalitat de Cataluña.

 

Durante el periodo expositivo, en el espacio de documentación de Bòlit (en la cripta del Bòlit_StNicolau) se puede ver una microexposición titulada The Congosound, que es la marca utilizada por el artista Carles Congost para referirse a su vertiente de productor musical. 

 

David Santaeulària, comisario