Fotografías como espacio público

Colección Nacional de Fotografía. Generalitat de Catalunya

Comisaria, Marta Dahó

Del 9 de febrero al 15 de abril de 2018

Inauguración, viernes 9 de febrero a las 19h

Bòlit_LaRambla, Sala Fidel Aguilar

 
 


Fotografías como espacio público
Colección Nacional de Fotografía. Generalitat de Catalunya

 

 

Esta exposición surge con el propósito de dar a conocer la labor llevada a cabo por el Plan Nacional de Fotografía a través de algunas de las obras que en los últimos cuatro años han pasado a formar parte de la Colección Nacional de Fotografía, creada en 2014. Por otra parte, si todo proyecto curatorial implica una selección y un ensamblaje específicos, en esta presentación de la colección la pertinencia de cada uno de los proyectos y su interrelación responde, también, al deseo de reflexionar sobre lo que pone en juego este gran conjunto de prácticas, lenguajes y circunstancias que seguimos llamando genéricamente fotografía.

 

La transversalidad histórica de las obras presentadas nos acerca a trabajos extremadamente diversos, creados en distintos contextos a partir de concepciones de la fotografía igualmente dispares. Desde esta perspectiva, reconocer que la fotografía nunca ha tenido una única entidad equivale a ampliar los límites de una definición a menudo demasiado constreñida por aspectos técnicos o estilísticos, a la vez que nos permite ser más conscientes de nuestras propias ideas sobre el medio y de cómo estas determinan nuestra experiencia de las fotografías: cómo nos interpelan, cómo nos afectan, cómo nos transforman.

 

Dentro del amplio panorama de reflexiones actuales, que en los últimos años han tendido a privilegiar los efectos de las tecnologías digitales, la teórica Ariella Azoulay plantea una propuesta alternativa que consiste en definir la fotografía esencialmente como un lugar de encuentro. Si la comprensión de la fotografía se ha abordado fundamentalmente en términos productivos - atendiendo de forma casi exclusiva a la autoría (los fotógrafos) y sus resultados (las fotografías) -, abrirse a esta nueva concepción implica la posibilidad de repensar el poder de mediación ejercido por la imagen fotográfica, asumiendo un derecho de participación en su constante resignificación que nos corresponde a todos. Nadie puede otorgarse el derecho de imponer un sentido unívoco y todas las significaciones importan. Es en este sentido que es posible recuperar el potencial civil y político que la fotografía ha tenido desde sus inicios pero que no siempre ha podido ejercer. Es en este sentido que la fotografía puede funcionar como espacio público, entendido como valor ideológico de participación igualitaria. 

 

 

Descarga la hoja de sala