La lección  de Diógenes

Comisariada por Àlex Mitrani.

 

Ignasi Aballí, Mar Arza, Joan Bennassar, David Bestué, Alfons Borrell, Luz Broto, Patrícia Dauder, Joan Furriols, Antoni Llena, Jordi Mitjà, Jordi Morell, Marc Monzó, Jordi Pablo, Guillermo Pfaff, Lucía C. Pino, Jaume Pitarch, Ivo Sans, Daniel Steegmann, Víctor Sunyol, Rubèn Verdú y Oriol Vilapuig

 

Del 11 de octubre al 9 de diciembre de 2018

Bòlit_PouRodó, Bòlit_StNicolau i Bòlit_LaRambla, Sala Fidel Aguilar    

Inauguración, jueves 11 de octubre a las 19 h en Bòlit, Centre d'Art Contemporani (Pl. Del Pou Rodó, 7)

 
 

Todavía hoy recordamos el episodio atribuido a Diógenes: en un día luminoso, Alejandro Magno, rey de Macedonia, visitó al filósofo cínico, que vivía dentro de una tinaja en la pobreza más extrema. El rey se presentó, se plantó ante él y le dijo: "Pídeme lo que quieras". Diógenes solo respondió: "Apártate de mi sol".

 

Siempre provocador, rechazando falsos honores y riquezas, Diógenes de Sinope (412 a. C. - 323 a. C.) preconizaba el desposeimiento y manifestaba de manera desacomplejada los excesos y vicios de la sociedad. Es justo lo contrario del miedo y la compulsión posesiva característicos de esta enfermedad social contemporánea que se conoce con el nombre poco adecuado de "síndrome de Diógenes", en el que las personas solas, a pesar de vivir en ciudades populosas, se protegen de la angustia acumulando en casa una cantidad descontrolada de objetos, basura o lujos, cosas, en definitiva, sin sentido.

 

El testimonio de este filósofo griego de la Antigüedad es del todo pertinente en un contexto contemporáneo de sobreproducción y de desequilibrios sociales, económicos y ecológicos. Intuimos que es necesaria una reflexión crítica profunda sobre el estado de las cosas y nuestras rutinas cotidianas. En este sentido, la filosofía radical de los cínicos, planteada desde la acción y la singularidad, tiene una prolongación en el arte contemporáneo. Con su capacidad para hacernos pensar de nuevo la realidad desde la metáfora y la paradoja, el arte es también un camino para reencontrar unos valores morales y hacer una reflexión desmitificada y liberadora sobre la condición human

 

Hay una constante transgeneracional en el arte catalán contemporáneo que se basa en una reducción de medios, en una simplicidad fundamental y una economía que, paradójicamente, redunda en la intensificación de los valores estéticos, al mismo tiempo que rechaza la retórica y el exceso. Son artistas que practican, a la manera de Diógenes, una fragilidad que se convierte en fuente de fortaleza y de significado.

 

Una producción del Centro de Arte Tecla Sala con la colaboración del Departamento de Cultura de la Generalidad de Cataluña.

 
 

Más información

la_llico_diogenes_llibret_girona.pdf (1.591,40 KB)