Caminar sobre el hielo. Épica y disfuncionalidad en la práctica artística

Pauline Bastard, Lúa Coderch, Rafel G. Bianchi, Lluís Hortalà, Fermín Jiménez Landa, Pere Llobera, Mercedes Mangrané, Àngels Ribé e Irena Visa

Comisario: David Armengol

Del 17 de junio al 11 de septiembre de 2016

Bòlit_La Rambla, Sala Fidel Aguilar y Bòlit_StNicolau

 
 

                                                                            Cuando camino, es un bisonte el que camina.

                                                                    Cuando descanso, es una montaña la que reposa.


                                                                                                                                 Werner Herzog

 

 

El invierno de 1974, un joven Werner Herzog decide ir caminando de Múnich a París para visitar a su amiga y crítica de cine Lotte Eisner, que se encuentra muy enferma en el hospital. En lugar de viajar rápidamente a la capital francesa para reunirse con Eisner, Herzog inicia un viaje solitario y épico a pie que, según él, mantendrá a su amiga con vida mientras camina. Su aventura duró del 23 de noviembre al 14 de diciembre de 1974, y dio lugar a un pequeño ensayo publicado en 1978: Vom Gehen im Eis. En 2015, Gallo Nero Ediciones publicó una traducción al castellano de esta crónica del viaje con el título Del caminar sobre hielo.

 

 

Caminar sobre el hielo es una exposición colectiva que sitúa su punto de partida en el relato de Herzog. El cineasta alemán describe de manera minuciosa los paisajes, situaciones y pensamientos que le acompañan durante el viaje. Una aproximación en la que la ausencia de practicidad de su gesta abre dos posibles lecturas: por un lado, la activación del paisaje a través de la performance y la experiencia directa; por el otro, un análisis sobre la disfuncionalidad en arte, un contexto capaz de destinar un gran esfuerzo y energía a empresas ajenas a las convenciones que configuran nuestro entorno.

 

 

En definitiva, Caminar sobre el hielo analiza la fragilidad y la intensidad de tal acción -la de moverse por un lugar inestable, incierto- mediante un encuentro entre artistas de diversas generaciones y procedencias. Artistas que comparten el gesto simbólico, poderoso y absurdo de Herzog: la narración de la vivencia y la flexibilidad inestable de dedicarse al arte. Por cierto, Lotte Eisner venció su enfermedad y no murió hasta 1983.

 

David Armengol

 
 

Mira la galeria de imágenes aquí

Recorrido audiovisual aquí

Entrevistas a los artistas aquí

 

Descarga el programa

desplegable-caminar-sobre-gel-def.pdf (428,03 KB)